Tiroteo en barbería de Motatán deja un fallecido

Jhonatan Jose Manzanilla Torres trabajaba como vendedor pinas delantal una bota quedaron tirados barberia

Parecen kioscos los locales establecidos al lado del supermercado “de los chinos”, en el centro de Motatán. Uno de ellos, una barbería popular, donde fue la escena sangrienta a la cual acudió el Cicpc para registrar las evidencias del presunto enfrentamiento.

Según la versión oficial, dos maleantes fueron sorprendidos por un funcionario, quien pasaba cerca del local y cuando los pilló solicitó refuerzos. Una comisión de la estación policial, a pocos metros, fue hasta el lugar donde se suscitó el tiroteo a eso de las 9 de la mañana.

Uno de los maleantes logró zafarse, corrió para huir de los uniformados que lo perseguían, mientras el otro tomó de rehén al barbero, y prefirió disparar antes de entregarse a las autoridades. La acción de la policía logró neutralizarlo y rescatar al trabajador.

Al malhechor le incautaron una pistola calibre 38, con cacha de madera, marca Smith & Wesson, y lo trasladaron herido al ambulatorio a dos cuadras, pero lo remitieron al Hospital Central de Valera y llegó sin signos vitales.

“Es uno de los piñeros, por la descripción se sabe que es Jhonatan, de los Manzanilla, uno alto, flaco, moreno, el hermano de Jhonito, el que mataron hace meses” comentó un vecino; hacía referencia a Jhonny José Manzanilla Torres, quien también fue abatido por las Fapet, el pasado 22 de enero, en El Turagual, vía Motatán.

Al ingreso a la morgue de Valera, el hoy occiso quedó identificado como Jhonatan José Manzanilla Torres, de 30 años de edad, según informó el comisionado de las Fapet, Wilmer Ramírez, quien dirigió el procedimiento, y dijo que el muchacho era miembro de la banda oriunda de Agua Blanca,  y obligada a los comerciantes a pagar vacuna para “asegurar su vida”.

Según verificaron en el Sistema Integrado de Información Policial (Siipol), el hombre tenía antecedentes por comercio de droga ante la Subdelegación del Cicpc en Valera, y su hermano fue señalado como segundo al mando de la peligrosa banda de “Los Venegas”.

El acceso vehicular fue restringido hasta mediodía, cuando llegó el Cicpc a realizar las experticias; sin embargo, los habitantes caminaban por las calles y hasta se atrevían a contar los casquillos de bala en el piso, enmarcados en un círculo dibujado con tiza.

Cotidiano

Los locales comerciales alrededor no detuvieron sus labores, algunos se asomaron al fin de las detonaciones, después de merodear el movimiento policial y cómo quedó el local continuaron con desparpajo sus actividades, estaban a la orden para despachar.

Fuente: Diario de los Andes



Aquí puedes escribir tus comentarios. ¡No te vayas sin hacerlo!