Estadio Guillermo Briceño de Motatán se encuentra en condiciones deplorables

Vista aérea del Estadio de Softbol Guillermo Briceño de Motatán
Vista aérea del Estadio de Softbol Guillermo Briceño de Motatán

Cuando se habla de instalaciones deportivas de vieja data en el estado Trujillo, se habla sin duda del estadio “Guillermo Briceño” de la población de Motatán. El campo de beisbol, que también es utilizado para disciplinas como softbol y  fútbol, definitivamente merece mejor trato, sobre todo porque tiene una larga historia como cuna de destacados atletas.

La sede deportiva insigne del municipio motatanense, actualmente está abandonada, por lo menos en lo que respecta al debido mantenimiento y la necesaria vigilancia. Lo que no parece cuadrar, es que a pesar del evidente descuido, se puede decir que es uno de los espacios deportivos mas utilizados, sobre todo los fines de semana. Organizaciones de fútbol, softbol y beisbol menor se observan constantemente en acción en el “Guillermo Briceño”. Estos deportistas y la comunidad aledaña quizás es hora que se aboquen a cuidar de mejor manera un espacio con el que no todos en la entidad pueden contar.

Blanco de vagos y maleantes
El coso deportivo es punto de encuentro de personas sin oficio y otras dedicadas a la vagancia. Entre el ocio al que se torna propicio el estadio, básicamente en horas nocturnas, están la visita de parejas dispuestas a saciar sus pasiones amorosas. Los violadores de seguro no faltan entre los delincuentes que pululan en cada espacio de la vieja infraestructura. Una de las pocas personas que se conduele de lo malo que pasa y lo bueno que no pasa en el estadio, es la señora Rosaura Matheus, quien tiene 26 años viviendo en una pequeña casa ubicada en el propio estacionamiento del sitio.

“Yo trato de cerrar y decirle a los que se acercan que no dañen las luces y que no dañen las instalaciones, pero es muy difícil”, contó preocupada Matheus. Otro señor, quien labora en el punto de venta de refrigerios, es de los pocos que se preocupa por el bienestar y buen uso de la instalación, pero sin una autoridad que de verdad ponga orden o que le dedique una remodelación verdadera al “Guillermo Briceño”, no podrá hacer demasiado.

Antecedente lamentable
El estadio, de manera específica en su tribuna de cemento relativamente nueva, fue escenario de un lamentable crimen el año pasado. Una dama de nombre Briceida Chacín fue asesinada en la propia grada. Una cruz colocada en uno de los peldaños recuerda el horrible hecho. Eso demuestra la facilidad de acceso hacia la sede a cualquier hora del día, ya que fue en horas de la madrugada cuando se perpetró el asesinato. Además, también está clara la falta de por lo menos un vigilante, que haga olvidar la ausencia del patrullaje policial.

Por su parte, Javier Chourio, conocido entrenador y dirigente de fútbol, aseguró que lo primero que se le está pidiendo al Indet es que acceda a enviar al menos un vigilante.

Deterioro paulatino
Al no más entrar al estacionamiento, se deja ver la pared azul de la vieja tribuna principal, la misma que debe tener cualquier cantidad de años sin recibir “una manito de pintura”. Al acceder a sentarse en donde se observa el espectáculo deportivo, hasta el vértigo invade al aficionado, puesto que es evidente que la vida útil de la infraestructura de metal está en declive.

Afirmó que tienen esperanzas que la gestión deportiva regional, con Medardo Fernández a la cabeza, pueda dar respuesta para darle una mano al “Guillermo Briceño”.

“Una de las torres de electricidad, la número dos, tiene seis reflectores y solo uno enciende, pero no se puede encender porque tiene un corto circuito”, detalló Chourio. “Los dogouts no está acordes para las actividades deportivas”, lamentó. Explicó que es urgente un mantenimiento, y se debe empezar por pintar las paredes.

Sobre esto, la señora Matheus contó que recién pintaron la pared de la tribuna nueva y en tiempo record vio a unos jóvenes quitando la pintura. Por eso el llamado de conciencia que hace Superdeportes del Diario de Los Andes.

Vista aérea del Estadio de Softbol Guillermo Briceño de Motatán
Vista aérea del Estadio de Softbol Guillermo Briceño de Motatán

El entrenador Chourio aseguró que hay un proyecto propuesto, por el cual esperan sea aprobado para hacerle la respectiva remodelación a las tribunas y al propio terreno de juego. Este precisamente, ayer se notó muy afectado por las lluvias. La basura a veces también llega al campo de juego, aunque detrás de la pared que da hacia la avenida (entrada a Motatán), es donde realmente se observa un botadero de desperdicio, el cual proyecta a crecer de manera paulatina.

En varios espacios sí se nota el mantenimiento que tratan de darle el señor de la cantina y la misma señora Matheus, pero hace falta que alguna institución gubernamental se aboque de manera directa

Fuente: Diario de Los Andes



Aquí puedes escribir tus comentarios. ¡No te vayas sin hacerlo!